Koldo Idigoras: “El montaje de CERCA DE TU CASA es clásico para favorecer las emociones de los actores”

Que naciera en el País Vasco es pura chiripa. Sus padres ya vivían en Venezuela entonces y habían regresado a España a hacer una visita a la familia. Al parecer, hay muchos vascos tanto en Venezuela como en otros países de América Latina y no es difícil encontrar un Euskal Etxea donde jugar a pelota o aprender el euskera. Y fue en la Venezuela de los 80 donde a Koldo Idigoras (Bilbao, 1961) le picó el gusanillo del montaje. Comenzó, como casi todo el mundo, con BBC, esto es bodas-bautizos-comuniones; siguió con ballets y óperas, y spots de publicidad. Luego llegaron las tv movies, las series y el cine. Y los premios. En el Festival de cine de Málaga en 2012 le concedieron el premio al Mejor Montaje por la película “The Pelayos”, también de Bausan Films, dirigida por Eduard Cortés. Ahora está embarcado en el montaje de CERCA DE TU CASA. Y ésta semana ya nos ha dejado ver un primer teaser, que pinta muy bien.

Te hemos visto durante el rodaje instalado en una carpa, pasando frío y montando ya escenas de la película mientras se rodaba. ¿Es habitual esta dinámica?

Ése es un estilo de hacerlo. Así lo convenimos con Eduard Cortés y también lo he hecho en otras películas y con otros directores con los que ha trabajado. En esta cinta en particular lo hemos aplicado sobre todo por una cuestión de economía. Mi ayudante Rubén Cid y yo hemos estado trabajando en el lugar del rodaje, siguiendo los mismos horarios. Cuando se rueda una película, si el montaje se hace en otro lugar o una vez se finaliza el rodaje, tiene que haber una persona en el equipo que se encargue de garantizar la integridad del material, de volcar las tarjetas de las cámaras en discos duros, duplicarlas y luego de llevar el material hasta el estudio. Pero claro, eso tiene un coste para la producción y con Loris Omedes [al frente de la productora Bausan Films], decidimos que íbamos a minimizar al máximo ese gasto. Al final, es una cuestión de economía de dinero pero también de tiempo.

7df333b591c27154e79710b3a59e6e30

¿Cómo era el proceso?

Se rodaba, periódicamente nos traían las tarjetas de cámara con el material y el sonido aparte, lo volcábamos allí mismo en un disco duro y sacábamos otra copia, y entonces devolvíamos esa tarjeta para que se pudiera volver a usar. Luego, cada día en la oficina volvíamos a sacar dos copias más. Y claro, mientras estás en el rodaje esperando a que te lleguen las tarjetas, vas montando. Rubén sincroniza y ordena el material. Y me lo pasa.

No parece fácil comenzar a montar escenas sueltas sin tener la película acabada.

Hay quienes esperan a tener todo el material, pero la ventaja de tener montaje durante el rodaje es que el equipo está al tanto de cómo van quedando las cosas con inmediatez. Por ejemplo, podemos llegar a tener acabada una secuencia que se había rodado por la mañana. Eso también favorece al rodaje, porque ves cómo ha quedado, estás aún en la localización y si falta algo, necesitas un inserto, puedes grabar de nuevo. A los directores con los que yo trabajo al menos les gusta que yo vaya pegado a ellos porque eso les da también una seguridad y ven, máximo 24-36 horas, ven qué es lo que han rodado.

¿Hay escenas de la película más difíciles de montar que otras?

Hay varias secuencias que tienen complicación, la coreografía del metro particularmente. Aunque tal vez, no es la que más, porque hay una linealidad que la marca la música y la coreografía. Tal vez, las secuencias más complicadas son las del principio y la del final porque no están literalmente mandadas por el diálogo. Tiene las complicaciones de una coreografía. Está rodada desde muchos ángulos, 22 si no recuerdo mal. Es como un gran videoclip. Lo que yo hice es que me encerré un fin de semana, les bajé a todos los clips rodados la resolución y los coloqué en una pantalla y reproduje simultáneamente. Y así comencé a estructurar. Para mí lo primordial cuando tú tienes una coreografía así, es que se vea la coreografía, sobre todo cuando tienes a un genio de la danza como Sol Picó. Así es que en lugar de optar por una edición más rápida y más “videoclipera”, aguanto el plano general unos segundos para que vea la evolución de los bailarines.

28f855942b236174c910f827dc022c69

Por las mañanas montas solo y por la tarde, con Eduard Cortés. ¿Qué hacéis juntos?

Él llega, mira el montaje y dice “esto no es así, Koldo, te has equivocado”, por ejemplo. O “este plano va en otro lado” o “aquí has usado un plano que no es” y él corrige lo que yo he hecho. Yo le hago una primera propuesta y él me corrige porque yo hay cosas que me guío más por mi instinto.

Antes de comenzar el trabajo, ¿habláis de qué tipo de montaje tiene el director en la cabeza?

Casualmente, las reuniones entre David Omedes, el director de fotografía, y Eduard Cortés ocurrieron en la sala donde yo estoy montando, por lo que las preparaciones que ellos hacían indicando con qué lentes vamos a rodar o cómo enfocaban las escenas, escena a escena, yo lo iba oyendo. En algunos casos, también me consultaron. Evidentemente Eduard ya me dio instrucciones en cuanto al tipo de montaje que requiere esta película, que es más bien un montaje clásico. En muchos caso aguantando el plano, favoreciendo las emociones que mostraron los actores.

CERCA DE TU CASA es tu cuarta película como montador

Para cines sí; luego he hecho telemovies, series de televisión y durante los primeros 15 años de mi carrera me dediqué mucho a la publicidad y al ballet.

¿Y eso?

La productora en la que empecé en Caracas se encargaba de los vídeos en el Teatro de la Ópera. A mí me tocaba hacer tráilers. Y montaba el vídeo de cada una de las óperas que se estrenaban y también resúmenes anuales para los patrocinadores. Y bueno, claro, bodas y bautizos y cástings y todas las cosas que hacemos los que empezamos desde abajo. No hay otra manera, que yo sepa.

¿Te gusta tu trabajo?

Sí, y es una maldición. Estudié periodismo con idea de dedicarme a prensa, pero nunca pensé que unos años después de haber trabajado en varias cosas inconexas y de haber estudiado electrónica también descubriría que lo mío, es el cine.

2015-02-10 15.11.50

¿Por qué maldición?

Porque inviertes una enorme cantidad de tiempo en ello. Yo se lo digo a mis alumnos, la única ventaja que tiene el montador es conocer bien el material y para eso hay que mirarlo muchas veces y particularmente en publicidad. Es tu ventaja. Hay que tener paciencia y perseverancia.