Cerca de tu casa, un drama social sobre los desahucios

Notas del director

Durante los últimos años, la crisis se ha cebado en países como el nuestro. La consecuencia más dramática ha sido la destrucción de puestos de trabajo que han llevado al paro a millones de personas. Familias enteras se han quedado sin ingresos y sin capacidad para poder hacer frente a sus hipotecas, por lo que acaban perdiendo sus casas.

Mi intención es situar la película al principio de esta crisis, cuando se produjeron los primeros desahucios. Explicar cómo una joven y su familia se ven arrastrados a una lucha terrible para conservar sus derechos más básicos, así como su dignidad como personas. A través de nuestra protagonista, el espectador podrá conectar con uno de esos dramas de forma tangible, identificarse, sentir empatía, emocionarse, sufrir, pero también indignarse, esperanzarse, adquirir sentimiento de lucha y capacidad de contestación.

Hace años descubrí a Sílvia Pérez Cruz. Me fascinó tanto el modo en que cantaba, el sentimiento que ponía en cada una de sus interpretaciones, la sensibilidad con la que componía, que empecé a darle vueltas a la idea de algún proyecto que pudiera implicarnos a ambos. Todo ello conectaba además con una antigua ilusión por rodar una película musical. Nunca habría sospechado que ese musical soñado se iba a centrar en una crisis tan dramática como la que estamos viviendo. Ahora pienso que no podría haber tenido mejor material para cumplir esa ilusión y poder proponerle a Sílvia un proyecto como CERCA DE TU CASA, que estaba seguro iba a seducirla de forma inmediata, como así sucedió.

Mi idea es realizar una película musical singular, sorprendente, que crezca a partir del talento de artistas como Sílvia Pérez Cruz o de la coreógrafa Sol Picó, cuya creatividad y originalidad le han valido un merecidísimo reconocimiento internacional.

Un musical sobre la crisis, sobre los desahucios. Un modo de darle a los dramas que diariamente vemos en los informativos una mirada nueva, más emocional, más imprevisible. Sin perder su esencia, pero que a la vez despierte nuevos estímulos en el espectador. Canciones y coreografías que no sólo buscarán dar espectacularidad a la película, sino que intentarán expresar de un modo distinto escenas lamentablemente tan familiares como los desahucios, la destrucción de cientos de puestos de trabajo o el drama diario para conseguir que los números cuadren a la hora de hacer la compra.

Finalmente, en medio de toda esa oscuridad, y en gran medida gracias a la música, me gustaría ofrecer un horizonte de esperanza. Una esperanza anímica, emocional, que nos conmueva y nos lleve, al acabar la película, a sentirnos más dinamizados y con mejores estímulos para enfrentarnos a un drama que hoy sacude muchas vidas.

Eduard Cortés

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close