Montse Morillo: “Es una historia muy bella y también que necesita ser contada”

(Foto: David Ruano)

Poca gente en Catalunya no conoce a Montse Morillo (1978). Y es que esta actriz ha aparecido en la mayoría de series de televisión con más éxito de TV3, desde Porca Misèria, a “El cor de la ciutat” o “La Riera”. Y sin embargo, puede caminar tranquila por la calle, sin que la reconozcan. “Me cambian mucho en la tele. Me hacen salir con el pelo liso o con un look determinado, y luego cuando me visto de mí misma, pocos me reconocen. Y es una suerte”, asegura. Morillo también ha hecho mucho teatro junto a directores de la talla de Mario Gas, Lluís Pasqual o Carol López. La última pieza en la que la vimos fue en “Traduccions”, dirigida por Ferran Utzet, una delicia de la compañía barcelonesa La Perla 29, en la que ella interpretava a una muchacha de la Irlanda rural, que aprende a leer y a escribir, y que se enamora de un oficial inglés.

Vamos a entrevistarla uno de los primeros días de rodaje de la película CERCA DE TU CASA. Es febrero, hace un frío de mil diablos, el cielo está teñido de cenizas, y medio nieva. El equipo lleva desde primera hora de la mañana, y eso es antes de que salga el sol, rodando. Acaban de grabar una escena que supuestamente transcurre en el gimnasio de la comisaría de policía. A pesar de que debe estar cansada, esta actriz nos regala una enorme sonrisa, y con voz tranquila, ilusionada y franca, responde a nuestras preguntas.

Foto: David Ruano

Foto: David Ruano

 

Menudos madrugones…

Esta mañana me han pasado a buscar para venir al rodaje antes de las 6 de la mañana. Soy más de día, me resulta mucho más duro cuando estoy haciendo teatro y tengo que acostumbrarme al ritmo de trabajar de noche, de tener que estar al 100% a las 9 de la noche. Eso me cuesta más. Ahora, madrugar, ¡para nada!

¿La ilusión de la primera película, tal vez?

Es cierto que es la primera película que he hecho y estoy muy satisfecha. Tengo un papel pequeño, que no me exige muchísimo a nivel interpretativo, pero no está mal para comenzar en este medio. Desde el primer momento, me sedujo la historia, que es muy bonita y potente. Siempre había tenido ganas de hacer cine y poder comenzar con una película así, comprometida y bella, es un lujo. La historia que cuenta vale mucho la pena.

Cuéntanos algo acerca de tu personaje.

Interpreto a Lucía, una chica que trabaja en el cuerpo de policía y a quien desde hace algún tiempo enviaron a la unidad que se encarga de llevar a cabo los desahucios. Hace poco que ha entrado un compañero nuevo, Jaime (interpretado por Ivan Benet) y ella ve que este hombre se replantea las cosas, se cuestiona el trabajo que están haciendo, eso de sacar a la gente de su casa. Cosas que hasta ese momento ella no se había planteado. En una escena concreta, de las primeras en que aparece, ella dice: ‘Hacemos lo que dice el juez, cumplimos la ley, ese es nuestro trabajo’. Aunque al final de la película cambia un poco, y sin desvelaros nada de la trama, ella también comenzará a pensar qué está haciendo.

¿Hay feeling entre Lucía y Jaime?

Pues… ¡le hace tilín! En la película descubrimos a Lucía, más allá de su trabajo. De repente tiene un hombre al lado por el que siente cierta empatía, incluso atracción. Porque a él lo mandan a otra comisaría que si no… ¡vete tú a saber si allí hubiera comenzado alguna historia!

¿Cómo te llegó el proyecto?

Pues fue todo un poco rápido. Me llamaron dos semanas antes de comenzar la película. Recuerdo que un lunes por la mañana mi representante me mandó un mensaje al móvil en el que me decía que tenía un proyecto muy chulo para mí de cine. La llamé, me explicó un poco de qué iba la película, el reparto y me envió el guión. Me dijo que tenía que decir si aceptaba o no aquella misma tarde. Así es que corrí a leerlo, porque quería saber dónde me metía. Me lo leí del tirón, me encantó. Tuve claro que quería estar en esta historia. Me gustó mucho el argumento, que no hubiera ni buenos ni malos, que no fuera panfletaria, sino que reflejara el día a día de mucha gente. Creo que es una historia que es muy necesario explicar. Aunque al principio tenía algunas dudas: ¿un musical sobre los desahucios? ¿Y tendré que cantar?

 

Foto: David Ruano

Foto: David Ruano

 

¿Y cantas?

Sí, ¡pero en la ducha! Y debo decir que de momento los vecinos no se han quejado.

¿Cómo te has preparado el papel?

Miré algún que otro vídeo de policías en YouTube y cuando iba por la calle me fijaba más en los mossos y policías que veía. Por lo general, suelo intentar ir a los ambientes que frecuenta el personaje que interpreto. Pero en este caso, como la aparición de Lucía es pequeña, no tienen un recorrido demasiado grande, casi con ponerme el uniforme de policía ya tenía suficiente.

¿Siempre tuviste claro que lo tuyo era la interpretación?

Pues más o menos, creo que sí. He hecho teatro desde pequeña, en el colegio, luego en el instituto. Recuerdo que en la función de final de curso podíamos escoger entre participar en una coreografía de danza o una obra de teatro. Y yo siempre escogía teatro. A mí bailar a mi aire me encanta, pero eso se contar pasos, memorizar movimientos… no va conmigo. En cambio, hacer de actriz me gustaba. Incluso me apunté al grupo de teatro de mi pueblo. Y cuando me tuve que plantear qué hacer tras acabar el bachillerato, me enteré de que había una escuela, el Institut del Teatre, en Barcelona, y decidí probar. Y me cogieron. Al poco ya debuté en una pieza en el Teatre Romea de Santiago Rusiñol, ‘La bona gent’, dirigida por Pep Cruz. Desde entonces, aunque con algún pequeño parón, he ido trabajando.